Publicado: 27 de Septiembre de 2020

Cada piel es única, por lo que la respuesta a esta pregunta será diferente en cada caso, según nos explica Mª Estela de Abajo, directora de ESTELA BELLEZA.


-Muchas personas se estarán haciendo esta pregunta ahora

Seguro que sí, y la respuesta es qué necesita tú piel, y no la piel de todos en general. Cada persona somos única, con nuestra piel, sus condiciones y todo lo que nos rodea. Por eso hay que saber escucharla.


-¿Qué es lo más os encontráis en estas fechas?

Nosotros cuidamos las pieles todo el año y no hacemos tanto hincapié en los cuidados del antes o el después. Pero la principal necesidad después del verano es la limpieza. El sol, y la sobreexposición al sol, crea una especie de doble capa de tejido, es a lo que nos referimos cuando hablamos de engrosamiento de capa córnea. Hay un exceso de células muertas, que crea nuestra piel, precisamente para protegerse de la radiación solar. Por eso es habitual que la piel se encuentre saturada, con el añadido que reaplicamos la protección solar, y esto puede obstruir los poros. Hay que ser muy cuidadoso con el proceso de limpieza, y en casa no siempre se hace.


-Podemos hablar de alteraciones en la piel como consecuencia del uso habitual de las mascarillas …

Así es, pero también es cierto que se culpa a las mascarillas de muchas alteraciones cutáneas, y eso no siempre es así. Después del verano la piel suele tener una mayor necesidad de limpieza, y eso ha pasado siempre, no es consecuencia de las mascarillas. Por eso es fundamental valorar cada caso, no es lo mismo llevarla durante 10/12 horas al día, como es nuestro caso, que ponerla 1 hora al día, o menos. En otros casos sí afecta, es el llamado “maskne”, un acné inducido por el roce y la fricción de las mascarillas sobre la piel. El calor, el sudor, la humedad, y la fricción bajo las mascarillas conlleva un aumento de la secreción sebácea, y un ambiente ideal para que proliferen las bacterias.


-¿Puede aparecer en cualquier persona?

Si, tanto en personas que no habían tenido episodios de este tipo antes, como empeorar los procesos ya existentes, que es con lo que más nos estamos encontrando, Además la situación de estrés y preocupación actual tampoco ayuda a la piel.


-¿Se notan el estrés o los problemas en la piel?

Rotundamente sí. Además es habitual entrar en un círculo vicioso, porque a su vez las alteraciones de la piel afectan mucho emocionalmente. Nosotros vivimos y enfocamos la estética no sólo como una cuestión de imagen, sino como un tema de salud. Luchamos para que el “¿cómo tendré la piel hoy?” no sea la primera pregunta que uno se haga al levantarse.


-¿Qué supone este mes en el sector belleza?

Los planes nutricionales, los programas corporales y la planificación de los faciales para el resto del año, suelen gestarse en los meses de septiembre y octubre. Pero nunca es tarde si la dicha es buena. Solemos cargar con más responsabilidades de las que nos gustarían, priorizamos a los demás dejándonos para el final… Por eso es tan importante ese momento para ti, en el que alguien te cuide, para que te sientas bien y así también cuides mejor.