Ni "dietas milagro", ni "efecto yoyó", ni pastillas o suplementos para adelgazar; con un estudio nutricional personalizado y una dieta individualizada se consiguen resultados sorprendentesSegún el Estudio Nutricional de la Población Española (ENPE),

Asturias es la comunidad con mayores cifras de sobrepeso y obesidad entre la población adulta

, tal como publicó en la "Revista Española de Cardiología". Y, como cada año, con la llegada del buen tiempo y el cambio de vestuario, se multiplica la publicidad de innumerables dietas y productos milagro, carentes en muchos casos de todo rigor científico. 



Lo que intentan vendernos es adelgazar rápido y sin esfuerzo, pero lo que se ignora es que esas "fórmulas milagrosas" esconden una carencia de nutrientes esenciales que pueden dar lugar a problemas importantes de salud y que al abandonarlas es habitual engordar más kilos de los perdidos, fenómeno sobradamente conocido como "efecto yoyó" pero al que se ignora con tal de quitarse "el michelín" con la mayor velocidad posible y, si es sin esfuerzo, pues aún mejor. 



Pero la realidad es que tanto en belleza como en nutrición no existe la magia, así que no os dejéis engañar. 



¿Cómo detectar si se trata de una dieta milagro y por qué se produce el "efecto yoyó"?

Como la mayoría de nosotros sabemos, existen muchos tipos, y cada cual más extravagante, pero en términos generales se caracterizan por ser muy restrictivas en energía (aporte muy bajo de calorías), desequilibradas y que excluyen de la dieta alimentos que aportan al organismo nutrientes esenciales. Todo ello repercutiendo directa y negativamente en nuestra salud. 



Y, como consecuencia de ese desequilibrio, cuando se abandonan las "dietas milagro", lo que ocurre es que se recupera más peso del que se había perdido y con mucha más facilidad. No nos dejemos engañar: se pierde peso sobre todo a expensas de agua, electrolitos, masa muscular y no tanto de masa grasa, que es lo que verdaderamente importa cuando existe exceso de peso. 



La base de una dieta de adelgazamiento efectiva apoyada por profesionales. Para los profesionales, como M.ª Estela de Abajo ha comentado en anteriores ocasiones, lo primordial es estudiar cada caso de forma individualizada y poder ofrecer un diagnóstico y asesoramiento de acuerdo a las necesidades reales de cada cliente. 



Por eso hay que contar con un profesional a la hora de pautar un programa de belleza y nutrición que sea realmente efectivo, realizando un estudio nutricional completo a cada persona. No vale sólo con pesar, medir y calcular el IMC. Eso es ya cosa del pasado. Hay que profundizar en la composición corporal de cada individuo, cuánto corresponde a masa grasa, cuánto a masa libre de grasa, cuánto a aguar corporal total y cuánto a mineral óseo. Además de dicha valoración, profundizamos en averiguar dónde está localizado el exceso de grasa, si a nivel abdominal o bien en glúteos o caderas, etcétera. 



En definitiva, siempre observamos cuatro

pautas básicas


  • Dieta individualizada y equilibrada. Debe permitir llevar a cabo un ritmo de vida normal y corregir los hábitos alimentarios inadecuados, junto con el ejercicio físico. 
  • Restricción energética moderada. Tiene que inducir una pérdida de peso progresiva y constante (de 0,5 a 1 kg/semana). 
  • Adaptación personalizada: siempre debe tener en cuenta los horarios, gustos alimentarios y objetivos individuales. 
  • Educación dietética. Sin ella se recuperan con facilidad los hábitos alimentarios y peso anteriores a la realización del tratamiento dietético, por lo que es importantísimo acompañar durante el período de mantenimiento y terminar correctamente el plan nutricional para conseguir afianzar lo que se ha conseguido. 

¿Suplementos para adelgazar? NUNCA. 



Mi experiencia como profesional me ha demostrado que pueden obtenerse excelentes resultados sin necesidad de saturarse de pastillas, sobres, sustitutivos de comida, etcétera. Para mí, el truco es la personalización de la dieta, el acompañamiento durante el tratamiento y el trato directo para facilitar al máximo la conciliación de una vida normal con un plan de adelgazamiento, permitiendo al paciente continuar con su vida personal y social, y no vivir amargado, ni mucho menos desnutrido. 



(Artículo de Leticia Dekock del sábado 25 de marzo de 2017 en LNE)

http://www.estelabelleza.com/ 

Publicado: 25 de Marzo de 2017